Kitting ¿Lean o Anti-Lean?

El kitting o “Preparación de kits” es un sistema de preparación y entrega de partes y componentes necesarios para ser ensamblados en la línea de producción. Todos los componentes son previamente preparados, como si fuera un kit, para ser entregado a la línea de montaje todo el conjunto
entero.


El modelo del kitting se asemeja al juego de LEGO que todos, en nuestra infancia, alguna vez hemos tenido:


  • El niño que recibe la caja de piezas para montar es el operario de montaje.
  • La caja con todas las piezas y componentes es el kit para montar.
  • Las instrucciones de montaje forman parte del estándar de trabajo que el operario de montaje tiene para montar el kit.

¿Quiere convertirse en una organización apta para liderar el futuro?
Consulta nuestro Modelo X sobre Organizaciones Exponenciales. →


¿Cómo encajan el kitting y el Lean Manufacturing?

Asumir el kitting como parte del proceso productivo, ayuda a reducir muda del proceso y aporta grandes ventajas que permiten fluidez en el producto:


  • Reducción del tiempo por parte de los operarios en búsqueda de materiales.
  • Se reducen los paros de equipo ya que el operario de producción no se ausenta de la línea.
  • Los movimientos de los operarios también se reducen.
  • La especialización de las tareas de cada persona, permite la reducción de errores de preparación de materia. La logística interna prepara y entrega los kits mientras que el operario ensambla.
  • Facilita la fluidez del producto y por ende, ayuda a reducir el WIP y los semielaborados.
  • Obliga a conectar el proceso de logística interna y línea ensamblado.

Si bien es cierto que aporta estas grandes ventajas, también es cierto que hay que tener en cuenta algunos inconvenientes por los que puede fallar el sistema:


  • El proceso de preparación y el proceso de ensamblado deben estar totalmente coordinados y conectados para no tener faltas de material.
  • Rebustez en el sistema de información y gestión de almacen.
  • Proveedor alineado con nuestro proceso para evitar la falta de material.

Por tanto, y a pesar que el kitting ayude a mejorar un proceso, desde el más estricto sentido de la filosofía lean, el kitting debemos considerarlo un desperdicio. Es cierto que este ayuda a entregar la cantidad justa, en el momento adecuado, en el punto correcto, pero éste añade una operación que no aporta valor al producto.


Si quieres empezar a hacer crecer la agilidad empresarial en tu empresa, te ayudaremos a crear la cultura que necesitas.

Concierte una videollamada cuando más le convenga.

CONTACTAR

Descubre cómo transformamos organizaciones de todo el mundo

New business challenges, unprecedented business perspectives.

Suscríbete a nuestro blog

Let's talk!

Si quieres dar forma al futuro, a través de la agilidad, la digitalización y el alto rendimiento, juntos lo haremos realidad

Impact Delivered in
your mail.

Los últimos artículos sobre el futuro del trabajo en tu inbox todos los meses.